fbpx
13/11/2020

Energía fotovoltaica: una historia antigua con un excelente futuro por delante

Como todos los sectores sólidos y duraderos, también el sector fotovoltaico tiene detrás de sí una larga historia de descubrimientos, invenciones y progresos constantes.

El término «fotovoltaico» nació en 1839, cuando el físico francés Alexandre Edmond Becquerel descubrió que algunos elementos metálicos expuestos al sol generaban un pequeño flujo de corriente, al que el lo denominó como «efecto fotovoltaico».

Este es la piedra miliar que marcaría el progreso tecnológico en los próximos años.

A mediados de la década de 1800, algunos investigadores británicos descubrieron el efecto de la luz solar sobre el selenio, que cuando se ilumina emite una ligera descarga de energía.

Así fue como en 1883 el estadounidense Charles Fritts creó el primer panel fotovoltaico, formado por una capa de selenio, que es un semiconductor.

Recubierto de una capa muy fina de oro, aumenta su eficiencia de conversión eléctrica, produciendo una corriente “continua, constante y de una fuerza considerable”.

Esta celda tenía una tasa de conversión de energía del 1-2%, que es muy baja si se considera que hoy en día la mayoría de las celdas solares modernas funcionan con una eficiencia del 15-20%.

En 1884, Charles Fritts instaló el primer prototipo de instalación fotovoltaica
El detalle positivo, para nosotros de Sun Ballast®, es que al parecer la primera instalación fotovoltaica fue instalada justo en una cubierta plana, en Nueva York.

En 1921, nada menos que Albert Einstein, premio Nobel de Física, realizó una investigación sobre el Efecto Fotoeléctrico, que es el fenómeno de generar electricidad a través de células fotovoltaicas.

En 1955 se patentó la primera celda solar de silicio, resultado del trabajo de los científicos Pearson, Chapin y Fuller. Los resultados fueron sorprendentes, pero los costos aún eran demasiado altos para permitir un uso a gran escala.

En 1958 se lanzó en el espacio Vanguard I, el primer vehículo en órbita alimentado por módulos fotovoltaicos, pero fue en los años 60 y principios de los 70 cuando la fotovoltaica comenzó a encontrar espacio en mercados especializados.

En la década de 1970, con la crisis del petróleo que provocó la intensificación de la búsqueda de nuevas fuentes de energía alternativas, el mundo de la energía fotovoltaica comenzó a volverse real y atractivo.

El año 1970, en Italia, es un año histórico: entre los Apeninos del Cesenate, al paso de la Mandriola, se instala la primera instalación fotovoltaica en Italia: la potencia es de 1 kw.

Fue en las décadas de 1990 y 2000 cuando el mercado fotovoltaico experimentó un crecimiento asombroso, hasta un 400%.

La industrialización y la investigación permiten reducir considerablemente los costes de producción y mejorar tanto la eficiencia como la fiabilidad de los módulos fotovoltaicos.

Gracias a varios sistemas de incentivos y probablemente también a una fuerte sensibilidad por las cuestiones medioambientales, Italia es uno de los principales actores en el escenario mundial en lo que se refiere a la instalación de las plantas fotovoltaicas.

En la última década, desde 2008 hasta hoy, hemos sido testigos de una continua expansión de la energía fotovoltaica, que también se ha vuelto familiar para la gente sencilla y no solo para los profesionales.

Ahora es normal dar un paseo por la ciudad y ver módulos fotovoltaicos instalados en casas, almacenes, marquesinas y fachadas.

Por tanto, la historia nos enseña que la fotovoltaica es por naturaleza un sector tecnológico que vive y se alimenta de la innovación y el cambio.

Es un camino largo a continuacion  hacia la celda con el mejor rendimiento, con módulos más fuertes, mejores soldaduras, inversores más eficientes, estructuras más seguras y más fáciles de montar.

Y de nuevo, sistemas de almacenamiento, distribución de energía a través de comunidades energéticas: siempre avanzando, con todo lo que el ingenio humano podrá lograr.

Porque innovar significa correr riesgos, tener el valor de hacer nuevas  cosas cuando todo el mundo dice que “No se puede hacer”.

Innovar significa encontrar la fuerza para recoger los pedazos del fracaso e intentarlo una y otra vez más, hasta que los sueños se hagan realidad.

El ser humano del futuro debe estar agradecido a todos aquellos gobiernos, empresas y personas que a lo largo de los años han dedicado el tiempo de sus vidas a la esperanza de darle un día más a nuestro planeta.

Solicite ahora un

Presupuesto personalizado

Rellene el formulario

¿Necesitas

Asistencia técnica?

CONTÁCTANOS AHORA